top of page
Buscar

Sí, la gente "sana" también puede enfermarse


Sí, la gente que aparentemente está sana también puede enfermarse. No estaba lista para contarlo, pero quiero compartirte mi recién historia, porque en un mundo ideal y con tantas cosas que hoy vemos para estar saludables, esperas que todo aquel que come bien y hace ejercicio, nunca pase por algo malo.

El pasado jueves tuve una cirugía en mi mama izquierda, tenía dos quistes grandes que necesitaban quitarse. Cuando te auto-exploras y descubres que algo no está bien, no puedes evitar pensar en lo peor, así que cuando sentí que tenía una bolita, corrí al doctor a revisarme.

"Cuando te auto-exploras y descubres que algo no está bien, no puedes evitar pensar en lo peor, así que cuando sentí que tenía una bolita, corrí al doctor a revisarme".

Cuando el doctor vio mi ultrasonido, vio que uno de los quistes estaba muy grande e irregular, al ver la cara del doctor de preocupación, me hizo preocuparme también, porque no dudó en decirme que necesitaba operarme pronto. Y entonces todo perdió sentido: la comida orgánica, el yoga, las grasas buenas, etc., etc. Era normal que sintiera algo de decepción y coraje, pues siempre trato de cuidarme y sentía que todos mis esfuerzos no estaban rindiendo frutos.

Empecé en seguida mis trámites del seguro y afortunadamente todo se dio para poder programar cuanto antes mi cirugía. Tuve la gran fortuna de irme de vacaciones antes de la operación y disfrutar en uno de los lugares que más me dan paz: el mar.

Ese tiempo de vacaciones me sirvió para relajarme, disfrutar la vida y prepararme para la cirugía, el miedo claro que seguía presente, pero entonces tomé la decisión de cambiar mi miedo por gratitud, porque la vida me permitía vivirla y estar completa para saborear cada comida, cada respiración, cada vista hermosa. Levantarme cerca del mar era maravilloso.

"...pero entonces tome la decisión de cambiar mi miedo por gratitud,..."

¿Cómo me preparé para mi operación? Haciendo lo que más me gusta: meditaba día a día y agradecía por todo lo que me rodeaba. Agradecía mucho a mi cuerpo, por mantenerme en pie a pesar de todo. Hacía ejercicio, estaba tan solo disfrutando y viviendo como me gustaría realmente vivir día a día.

Y si me preguntas, ¿en serio la gente “sana” se puede enfermar? Hoy te digo que sí. Pensamos en salud cuando hablamos de alimentación o ejercicio, pero no es solo eso. La salud también está en nuestras emociones, en nuestro trabajo, es lo que hacemos día a día, es la forma en que nos relacionamos con los demás. Esto, también puede enfermarte.

"Pensamos en salud cuando hablamos de alimentación o ejercicio, pero no es solo eso. La salud también está en nuestras emociones,..."

Cada que me encuentro o me siento en un punto máximo de estrés, de poca satisfacción o energía, en esos momentos que digo: ¡ya no puedo más! (seguro te ha pasado), es cuando más me he enfermado, y creo que cada vez ha subido más de nivel hasta llegar a esto. Me guardo muchas cosas, me aguanto muchas cosas y no siempre digo o saco todo. A veces, al tratar de guardar la calma, absorbo toda la energía negativa y no la saco por completo.

Escuchando realmente a mi cuerpo, sé que eso es lo que me ha enfermado. Afortunadamente todo salió bien con mi cirugía, hoy me encuentro en casa descansando y en recuperación, adoptando este mantra cada que siento incomodidad: "Abrazo mi recuperación con amor, paciencia y calma".

"Mantra: Abrazo mi recuperación con amor, paciencia y calma."

Si hoy estás pasando por algo complicado, acabas de terminar una relación, acabas de renunciar a tu trabajo o también te estás recuperando de una cirugía, sea lo que sea, espero que este mantra te ayude y te lleve con amor en cualquier proceso que atravieses.

Créeme, las emociones también nos enferman, el desgaste diario del trabajo nos enferma, el cansancio o sufrimiento de una relación también puede enfermarnos. Sé que es complicado tener balance en todo, pero desde el corazón te digo: si ves que algo no está funcionando en tu vida, si sientes que un área no va caminando como quisieras, es momento de tomar acción, valor y amor hacia ti misma y desprenderte de ello antes de que te consuma.

Hoy me siento infinitamente agradecida con la vida por estar aquí y poder compartir estas palabras contigo, por poder ver, escribir. tocar, sentir, oler, saborear, por todo y por todas las personas que han estado a mi lado, en especial con mi familia y el amor de mi vida. Puede que ahora no pueda moverme demasiado, pero sé que con paciencia la recuperación será maravillosa.

Hoy espero dejarte este mensaje: ¡Nada ni nadie es más valioso que tú misma y tú salud total! Expresa lo que sientes, trata de vivir de forma balanceada, tu sabes en qué trabajar, nutre tu cuerpo y tu mente, sé fuerte, consiéntete. Tú eres un tesoro, no opaques tu brillo, ¡Vive! Disfruta y construye tu felicidad a cada paso y por favor, nunca dejes de auto-explorarte.

"¡Nada ni nadie es más valioso que tú misma y tú salud total!"

Me encantaría saber si has pasado por algo similar, ¿has notado qué pasa en tu cuerpo cuando experimentas cosas negativas?

LOVE, LOVE, LOVE. Tu amiga y coach Clau.

80 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page